Antes de que te vayas: ¿trenes que no hay que dejar pasar?

by - septiembre 21, 2018



¿Crees en las casualidades? Yo personalmente no, la vida me ha enseñado que aunque en ese momento, todo parece circunstancial, con el tiempo y la perspectiva, te das cuenta de que no. Chris Evans parece estar de acuerdo, y lo muestra en su primera y por el momento, única película como director. Antes de que te vayas (2014) es una historia de amor, pero para nada convencional. Si te apetece reflexionar de manera un poco más profunda sobre el amor y algunos temas más, es tu película.

Evans es también el protagonista principal de Antes de que te vayas (Before we go en su título original) junto a Alice Eve (Star Trek: en la oscuridad, 2012 o vista en la segunda temporada de Iron Fist, en Netflix). Ambos interpretan a la "pareja" protagonista, por describirlo de alguna manera, ya que ni mucho menos son pareja en la trama.


Nick (Evans) es un músico que se encuentra ante una situación muy crucial en su vida: apostar por su sueño o rendirse. Brooke (Eve) es una chica que está de viaje por trabajo en Nueva York, que no quiere afrontar una decisión que le cambiaría la vida.

La estación de trenes de Nueva York como punto de partida de la historia. Los dos coinciden por accidente, él no quiere salir de la estación, ella pierde el último tren de ese día. A partir de un tropiezo y un móvil que termina roto, inician la búsqueda del bolso de ella, que no es más que la excusa para plasmar la búsqueda y evolución interna de ambos personajes.

Los protagonistas de Antes de que te vayas: Chris Evans y Alice Eve
Los protagonistas de Antes de que te vayas: Chris Evans y Alice Eve
El amor, esa emoción y sentimiento que mueve el mundo, pero fuera de idealizaciones. En Antes de que te vayas hay espacio para amores del pasado, reencuentros, heridas, conexiones y abrirse a un desconocido. Toda la historia transcurre en una noche de esas en las que conoces a alguien que termina por convertirse en una persona especial, todo en apenas unas horas. ¿No resulta en ocasiones más sencillo abrirse a desconocidos? Gente que no te conoce y con quién puedes ser tú mismo, o simplemente alguien sin todos esos condicionamientos de quién ya te conoce. Libertad para ser.

Es una idea interesante, y en Antes de que te vayas se apunta, sobre todo en el personaje de Brooke. Relaciones que no tienen futuro, pero en las que te auto-engañas, para mantenerte ahí, porque te da demasiado miedo cambiar. Idealizar encuentros -o reencuentros- con el gran amor de tu vida, al que hace años que no ves y con quién aún guardas esperanzas. Y de golpe, todo se viene abajo.

Decisiones que, tomadas por el odio, el rencor, el dolor o el miedo, pueden condenarte a vivir sin ser honesto contigo mismo, o perder trenes que sólo pasan una vez en la vida. No es sencillo afrontar ciertas situaciones, pero los protagonistas se apoyan el uno al otro para poder lograrlo. Superar esos momentos u ofrecer una opinión, un consejo o simplemente un brazo amigo en el que llorar. A veces, con eso basta.

Alice Eve y Chris Evans en una de las escenas de la película en una cafetería
Alice Eve y Chris Evans en una de las escenas de la película 
En una ciudad como Nueva York, que podría considerarse la ciudad de ciudades, dos almas perdidas por sus calles, que se encuentran y conectan. Conectan de una manera que les marcará para siempre y que llegado el momento, hasta se plantean si tienen que coger ese tren, ese metafórico tren. 

Todos buscamos eso en nuestra vida en el fondo: conectar con alguien, que nos entienda, que nos escuche, y que nos acompañe. Pero en Antes de que te vayas, además de eso, la función que cumplen los protagonistas es la de ayudarse mutuamente a tomar la mejor decisión para cada uno. A hacerse esas preguntas que tienes miedo de hacerte, porque la respuesta te haría darte cuenta que no estás dónde quieres o que no estás junto a quién quieres. 

No todo el mundo es lo bastante valiente para dar los pasos y sincerarse al nivel que se ve en Antes de que te vayas. Evans y Eve están excelentes y te los crees, en la gran multitud de primeros planos que pueblan la película. Parecen frágiles, humanos, a pesar de la aparente jovialidad de él y la frialdad de ella. La escena en el hotel o cuando hacen el dueto musical, momentos en los que uno puede desear improvisar de esa manera, sentirse libre junto a alguien, aunque no sea tu pareja ni un amigo, si no un desconocido.

Chris Evans diciendo al teléfono "Vas a necesitarla más de lo que ella te necesita a ti"
"Vas a necesitarla más de lo que ella te necesita a ti"
La libertad es algo que también se anhela, pero cuando la tienes delante, te asusta. Queremos ser libres pero nos da miedo serlo, y en esa dicotomía andamos muchos de nosotros perdidos. Los personajes de Antes de que te vayas, llega un momento en el que se les acaban las excusas para no serlo. Y ese momento es maravilloso, poder llegar a un punto en el que nada más que tú mismo, te impide ser libre. 

Antes de que te vayas es una película pequeña, quizás excesivamente formal y que arriesga poco, pero en esa sencillez y en la naturalidad de sus diálogos está su principal valor. No es una obra maestra y Chris Evans cumple mejor frente a la cámara que tras la cámara, pero no es un mal comienzo.


Sin embargo, como retrato de una generación, y como reflexión acerca del amor y las relaciones, es algo diferente a las cuarenta películas con idéntico final que se estrenan o se ven cada año. Porque el final de Antes de que te vayas, tampoco es el tópico, más bien y salvando las distancias, se asemeja al tono de La La Land (2017), lo cuál es maravilloso porque aunque el cine pueda hacernos soñar, también nos recuerda que es como la vida misma, eso que no siempre termina como esperamos. 

You May Also Like

0 comentarios