La llamada: respeto a la religión ( y a la vida)

by - enero 25, 2018

banner La llamada

Recientemente se han celebrado los Premios Feroz, entregados por la prensa y la crítica especializada española, algo así como los Globos de Oro, pero patrios. Entonces también existen dos categorías para premiar a las películas, que en este caso son: Mejor Película Dramática, galardón que correspondió a Verano 1993 -joya de la que tocará hablar algún día- y Mejor Comedia, que recayó en La llamada. La película en cuestión, dirigida por "los Javis", una pareja de directores gays que están detrás de la webserie Paquita Salas o del éxito de la edición actual de OT. Pero, ¿qué hace tan especial a La llamada?

Hablamos de una película que ya cuenta con una base de fans previa, que se autodenominan "llamaders", ¿por qué? La llamada en su origen es una obra de teatro, que mezcla a Dios con el reguetón y monjas lesbianas. Tal cuál. Y aunque a priori, tiene todos los ingredientes para parecer una simple gamberrada, La llamada es una bonita historia que nos anima a encontrar nuestro camino en la vida, independientemente de los obstáculos y de lo que los demás quieran para nosotros.


La película está protagonizada por varios de los colaboradores en las obras de "los Javis": Macarena García, Anna Castillo o Belen Cuesta, rostros que cada vez empiezan a ser más habituales. ¿Y quiénes son "los Javis"? Dos jóvenes españoles, Javi Ambrossi y Javi Calvo, de 30 y 24 años respectivamente, que son pareja, gays y tienen una gran mano para conmover, y eso lo consiguen con La llamada. Podría estar perfectamente en la lista de las 5 películas más hermosas que he visto en 2017, pero no todas podían estar. 



Entrando en la película en sí. El argumento es lo de menos en este sentido. Basta con decir que está ambientada en un campamento para jóvenes cristianas que está regentado por monjas. Por azares del destino, dos amigas de toda la vida se quedan castigadas todo un fin de semana a limpiar y a no ir de excursión con el resto de chicas que están en el campamento. En ese entorno, y bajo la atenta mirada de dos monjas, se desarrolla toda la historia.

La vida te pone las cosas delante, y no eres capaz de verlas hasta ese momento. Puedes huir hacia adelante o apartarte a un lado, pero tarde o temprano, algo dentro de ti, te sacará de ese sitio y te pondrá delante de lo que quieres, para que lo hagas lo mejor posible. La cosa está en intentarlo. La llamada condensa tantos mensajes, que es complicado transmitir cómo se siente uno cuando termina. La mejor palabra para describirlo es subidón, o como dicen los de Aquarius; "la increíble sensación de venirse arriba".

El respeto a la decisión de cada uno por tomar el camino que quiere, para que se lance a perseguir sus sueños es la base sobre la que pivota la película. Muchos pueden echarse las manos a la cabeza, creyendo que es una falta de respeto a la religión cristiana, pero es justo lo contrario. La llamada habla de la religión, sí, pero de un modo tan actual, que a uno casi le entran ganas de unirse a la iglesia. 

El equipo protagonista y los Javis, directores de La llamada
El equipo protagonista y los Javis, directores de La llamada

Las decisiones que vas tomando, y lo que es más importante, las que no tomas por ti, son las que te ponen en el lugar en el que acabas. Y puede que eso no sea lo que quieres, pero seguramente estás más preocupado por caer bien o no molestar, que por decir lo que piensa. La monja Milagros, a la que da vida una estupenda Belén Cuesta, es el ejemplo perfecto de esto. Tiene una voz angelical para cantar y unas ganas de ser libre que no le caben en el pecho, pero sin embargo, sigue viviendo a la sombra de todas. 

Y la protagonista, una fresca Macarena García, que recibe la llamada de Dios -de ahí el nombre de la cinta- y no quiere aceptarlo, rechaza su deseo, porque no cree que ella sea así. ¿Y si has estado toda la vida siendo o haciendo por compromiso, porqué era lo que tocaba? En realidad, nunca es tarde para arrimar el hombro y cambiar las cosas. Sólo hay que tener ganas y disposición, y aunque no sea fácil, seguro que te compensa. 

El amor está muy presente en La llamada de diferentes maneras. El amor a Dios, el amor al prójimo, el amor "prohibido" o el amor no correspondido, todos ellos están en la historia. Y al final, la lección que se puede sacar es que ames como te dé la gana mientras seas sincero y libre. De hecho, el eslógan de las protagonistas es un resumen perfecto de la filosofía de vida: "lo hacemos y ya vemos". Primero, tirarse a la piscina, y después, ya se verá. 

Gracia Olayo y Belén Cuesta, en uno de los números musicales de La llamada
Gracia Olayo y Belén Cuesta, en uno de los números musicales de La llamada

Combinar canciones de Whitney Houston, Presuntos implicados y electrolatino no parecían a priori, los mejores membretes para crear una historia. Contra todo pronóstico, no sólo están bien integrados y tienen gracia, si no que animan la trama y tienen un sentido, todos ellos. La llamada apuesta por una filosofía de vida, que a veces cuesta aplicar. No darle demasiadas vueltas a las cosas, si no simplemente actuar con lo que se viene, y ya se va viendo. Así se vive más tranquilo, al menos.

Y el quid de la cuestión, o la que tal vez sea la reflexión más importante de toda la película. La libertad para que seas quién quieres ser. En el mundo hay muchas personas, que se dice que son diferentes, por no seguir el camino señalado, que es el que la mayoría, la sociedad o los medios, impone como colectivo. No en vano, el campamento donde transcurre toda la acción, se llama "La brújula". Todo lo que se sale de la ruta habitual, viene a ser un problema, o cuanto menos, raro. Tiempo atrás era perseguido, incluso la homosexualidad, en los tiempos que corren y por desgracia, sigue siendo una lacra para muchas personas.

"Los Javis" han sabido incluir un mensaje de esperanza tan importante en La llamada, que sólo por eso, merece la pena el visionado. Si tú tienes claro tu camino, si sabes lo qué quieres, aunque no sea lo que hacen tus amigos, lo que tus padres quieren para ti o lo que te han dicho que hagas en el colegio, no importa. Vivir feliz contigo es lo más importante que tendrás. Tener que dar siempre explicaciones a todo el mundo, justificándote por lo que haces, aunque no te lo hayan pedido, termina por ser agotador. 

Romper con rutinas no suele ser sencillo, pero La llamada convierte en un poco más fácil, aunque sea igual de arriesgado, el poder luchar por lo que sientes y quieres para ti en la vida. Si te equivocas, el tiempo dirá, pero al menos, tendrías que intentarlo, ¿no crees?

XOXO SoldieRyan

You May Also Like

4 comentarios

  1. El mes pasado tomé la decisión de ver todo aquello que me llame la enteción. Así que esta película caerá pronto. Me gustó el discurso que dio Javi. Muy emotivo y sobretodo sin tapujos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Éowyn, genial, pues ya me cuentas, tengo curiosidad.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Pues apuntada queda. A veces es bueno desmitificar un poco la trascendencia del cine, eso en apariencia es más fácil en las comedias. Esta parece actual, fresquita y llevadera. Hecha además con ganas de contar cosas, no con ese humor burdo que a veces la producción en serie nos ha hecho creer que es el destino de la risa en el cine.
    Además, todo lo que sea visibilizar opciones minoritarias de vida y darles entidad y visibilidad es hacer un bien a la sociedad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Víctor,
      Es una película más valiente y emocionante (con todas las letras de las dos palabras) de lo que parece a simple vista. Yo te animo a verla, por enésima vez.
      Un abrazo bien grande!

      Eliminar